18 de septiembre de 2018

Entrevista AIME: Ángel Espino

 

Ángel  Espino Rojo es graduado social, con una trayectoria de 25 años como Director de RR.HH. y Relaciones Laborales en empresas de más de 500 trabajadores contratado por cuenta ajena, y desde hace 2, como profesional autónomo. Hablamos con él sobre le interim management y su experiencia personal como interim manager. 

 
¿Qué significa para ti ser Interim Manager?

Teniendo en cuenta mi ámbito geográfico de actuación y que, según el Informe del I Congreso de IM de España, el 78% de los IM desempeñamos nuestras misiones en pymes, para mi supone la posibilidad de que las pymes de Castilla y León puedan implantar las soluciones de las grandes empresas que, de otra forma, no podrían disponer, por no necesitar el talento senior a tiempo completo o por no poder hacer frente a su coste.

 

¿Cuándo y por qué decidirse ser Interim Manager? 

En la última empresa para la que trabajé como cuenta ajena asumí en plena crisis la tarea de reducir la plantilla de un grupo de empresas de 550 trabajadores del sector de la construcción y afines, quedando en  cifras de dos dígitos, lo que ya hacía innecesaria mi función a tiempo completo. Ahí fue donde me di cuenta de que podía trabajar como Director de RR.HH. para varias empresas a tiempo parcial o por proyectos en vez de para una sola.

 

¿Qué cambia en el modelo de gestión de ser fijo a trabajar por proyecto?

Trabajar como Interim te permite estar innovando continuamente, pues la problemática planteada, el entorno en el que te desenvuelves y las soluciones a implantar nunca con iguales. En otro orden de cosas, distribuyes los proyectos y tus fuentes de ingresos entre varias empresas, lo que te proporciona mayor estabilidad, no dependiendo de una sola, como sucede con los directivos que trabajan por cuenta ajena.

 

¿Qué ha aportado a tu carrera ser Interim? 

Profesionalmente me ha supuesto cumplir el objetivo de pasar de ser intraemprendedor en cada una de las empresas para las que he trabajado como Director de RR.HH. asumiendo retos y ofreciendo resultados contrastados, a tener mi propio negocio y poder cambiar de un proyecto a otro construyendo y aportando valor continuamente a las distintas empresas.

 

¿Cómo es el proceso de integración a una empresa de un directivo temporal?

En mi caso, previa a la integración en la empresa cliente, siempre pido una reunión con el resto del equipo directivo para conocernos mutuamente y para que conozcan el proyecto y funciones a realizar, pues mi tarea siempre es multidisciplinar, por lo que ya llevo una gran parte del proceso avanzado. El resto, es ir manteniendo reuniones operativas puntuales tanto formales como informales. El grado de aceptación y colaboración en todos los niveles de las empresas clientes siempre ha sido muy satisfactorio.

 

¿Cuánto tiempo es recomendable que esté contratado un Interim Manager para desempeñar su función? 

Es mi política empresarial mantenerme en las funciones el tiempo imprescindible, dependiendo de la misión y su timing, de modo que el cliente maximice la eficiencia de su inversión en el proyecto y, por mi parte, poder asumir nuevos encargos profesionales. No obstante, tras la implantación del proyecto el cliente siempre quiere seguir manteniendo una relación de monitorización y asesoramiento puntual, por lo que la relación perdura.

 

¿Cómo fue tu primera experiencia Interim y cómo ha evolucionado hasta hoy? 

La primera ha sido (y sigue siéndolo) como alquiler de directivo de RRHH a tiempo parcial en la empresa para la que estuve trabajando por cuenta ajena y cuya situación de fuerte ajuste de plantilla me motivó a dar el salto al Interim Management.

 

¿Por qué recomendarías ser Interim Manager?

A nivel personal, te permite mantenerte siempre activo, fresco mentalmente y motivado por los distintos retos, diversificas los riesgos y, lo más importante, es un gustazo comprobar la satisfacción del  cliente a la culminación de tu trabajo. 

 

 

 

 

 

#congresoAIME